martes, 13 de mayo de 2014

LA COCA-COLA

¡Ah...! ¡La coca-cola! Bebida refrescante para unos, compuesto venenoso para otros. Parecido a las atalayas ¿no creéis? Pero bueno, no os tengo aquí para hablar de refrescos, sino para hablaros de la empresa Coca-Cola y sus parecidos con la Watchtower.


A veces uno no puede evitar preguntarse: ¿Como puede ser que la Watchtower sea tan eficiente? Que tenga tantos recursos, que sepa manipular de una forma tan sutil, y camuflar todas las premisas del grupo de manera que parezcan provenir del interés cristiano por la sociedad. 

Más de uno se maravilla ante estas preguntas, pensando en cómo fue posible que cayera bajo un hechizo tan brutal y bien preparado. ¿Como es posible que estén en tantas partes, que impriman tantas revistas, que perduren en la actualidad? 

Puede parecer increíble, pero no lo resulta tanto si todo se enmarca dentro de su adecuado contexto. De ahí que en este tema intentaré explicaros mi opinión haciendo una analogía entre la empresa Coca-Cola y la empresa Watchtower.

Según las distintas fuentes que he consultado, la coca-cola (refresco) nació en 1886 como remedio para las náuseas y la diarrea. Su inventor vio como el éxito del brebaje fue aumentando, más por el sabor que por el remedio y su pequeña empresa fue adquiriendo más y más valor. 

Como suele pasar con estas cosas, en 1892 su creador vendió la patente y la empresa por un buen dinerito, y los nuevos dueños bautizaron la empresa como The Coca-Cola Company, tal cual la conocemos hoy en día.

Como sabemos todos, la empresa creció y creció, supo subsistir en los momentos de crisis y ganar terreno en los tiempos de bonanza, hasta llegar a ser la multinacional que es hoy. Se ha tenido que reinventar, sacar otros productos (fanta, burn, aquarius, sprite...)

También ha ido modificando a lo largo de los años sus envases y sus logotipos. Que si botella, que si lata, que si plástico, que si cristal, que si el diseño tiene que ser así o asá... En fin, gran cantidad de cambios y de marketing para ir adaptándose a la sociedad y sus circunstancias en sus distintas épocas. Además ha tenido que mejorar su receta, investigar y crear nuevas mezclas para sus distintos productos.

Cualquiera que sepa un poco de la Watchtower, sabrá que su derrotero no ha sido muy distinto:

En 1879 (unos años antes de que se inventara la Coca-Cola), Charles Russell empezó a editar su propia revista bíblica tras separarse de Barbour, un adventista con quien estaba asociado,  arrastrando la mayoría de los seguidores de éste último.

En 1881 Russell fundó la empresa editorial Zion's Watchtower, que en 1896 pasó a ser la Sociedad Watchtower tal y como hoy se la conoce. Russell estuvo anunciando en sus revistas el fin del mundo para 1914, junto con algunas doctrinas raritas. Por ejemplo también intentó discernir fechas bíblicas a través de las medidas de la pirámide de Guiza.

Finalmente Russell murió en 1916 sin haber visto el fin del mundo. Los siguientes acontecimientos, se podrían resumir básicamente en que un tal Rutherford compró la Sociedad Watchtower y la convirtió en una secta para de este modo satisfacer sus deseos personales de prominencia y vida ostentosa. 

Y el resto ya lo conocemos y es historia. La Watchtower ha ido creciendo y creciendo, como la Coca-Cola, vendiendo fechas del fin y doctrinas extravagantes como Palabra de Diós, y proporcionando un grupito de gente acogedor a los necesitados de identidad y una labor divina a aquellos deseosos de hacer algo por Dios.

Como la Coca-Cola, ha tenido que adaptarse. Ha sabido sacar partido de los tiempos de crisis y de los tiempos de bonanza. Ha tenido que ir modificando el estilo y diseño de sus revistas, libros y tratados, así como su contenido. 

La Watchtower también ha tenido que ir cambiando sus doctrinas prácticamente una tras otra, para adaptarse a la sociedad y a sus tiempos, y ha ido mejorando en marketing, promocionando el proselitismo puerta por puerta, entrenando a los vendedores de revistas, facilitando la logística, desarrollándose en internet...

En fin los paralelismos son muchos, y teniendo esto en cuenta a mi no me resulta tan difícil entender porqué la Watchtower está donde está. Tiene una trayectoria de más de 100 años, y sus inicios se remontan a antes de que se inventara la Coca-Cola. 

Por eso no es de extrañar que con todos estos años, sus métodos de manipulación, sus sistema de proselitismo, el encaje doctrinal entre lo que Dios quiere y los líderes quieren, también hayan ido mejorando y puliéndose de forma extraordinaria, a mi parecer mayoritariamente a través  del método de ensayo y error con los adeptos de todas las distintas épocas.

2 comentarios:

  1. ¿Y? Es normal adaptarse a los tiempos y aprovechar la tecnología que aparece en cada momento. De lo contrario no puedes llegar a todos los rincones de la tierra. No puedes estimular las nuevas generaciones de estudiantes que se acostumbran a otros medios didácticos más modernos. No entiendo bien esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo. No dices nada incorrecto en tu comentario, de hecho no creo que esté mal adaptarse a los tiempos y mejorar tecnológicamente.

      Respondes a una parte de la información que se da, pero omites el resto: la denuncia no está en que el formato de una revista cambie, o en que se abra paso a internet.

      Básicamente lo que trata de resaltar precisamente es que no es de extrañar que sea una empresa con tanta prominencia, y que haya mejorado sus métodos de gran manera a lo largo de los tiempos.

      De toda forma sí hay cierta crítica en la entrada, referente a los cambios doctrinales sin ton ni son que se han producido a lo largo de la história de la WT, muchas veces sin ton ni son.

      Para dar una idea, mencionaré que se han cambiado en varias ocasiones la fecha del fin del mundo y el regreso de Cristo en la tierra. También se ha ido cambiando repetidamente la visión de "la generación que no pasará", hasta llevarla al absurdo, evidentemente para mantener a los fieles bajo la presión del fin del mundo. También se evidencia en doctrinas médicas. Prohibición de vacunas, prohibición de trasplantes, prohibición de transfusiones de sangre...

      Además de estos cambios doctrinales, que creo que son los principales, ha habido muchos cambios también de menor importáncia, pero que evidencían que los dirigentes de esta organización no están siendo guiados por ningún dios.

      Eliminar