domingo, 10 de agosto de 2014

ANÁLISIS DEL TÉRMINO APÓSTATA

Cualquier testigo de Jehová estará familiarizado con el término "apóstata". En las publicaciones de la Watchtower (JW.org) a menudo se habla de los apóstatas como gente malvada, resentida, que abandonaron a Jehová y ahora enseñan mentiras y atacan a los cristianos. Sin embargo, ¿que deberíamos pensar sobre el término apóstata? Yo no soy ningún erudito bíblico ni mucho menos, pero en esta entrada realizaré un pequeño análisis sobre este adjetivo tan desdichado para los que renunciamos a ser testigos de Jehová.

Antes que nada, analicemos la palabra apóstata en el Antiguo Testamento. En la Traducción del Nuevo Mundo de los testigos de Jehová encontramos la palabra "apóstata" en los siguientes textos:

Job 8:13, 13:16, 17:8, 20:5, 27:8, 34:30
Proverbios 11:9
Isaías 10:6

Es curioso que en las demás traducciones que he consultado (tres en concreto) no se vierte la palabra apóstata ni una sola vez. Supongo que porque es una palabra poco usada y su significado es un poco abstracto. En lugar de eso las demás biblias emplean en lugar de apóstata adjetivos como:

"Aquellos que se olvidan de Dios" / "Malvados" / "Impíos" / "Perversos" 

Como vemos, estos adjetivos son mucho más genéricos, y no invitan a pensar en personas que abandonan una religión o credo particular. Bajo mi punto de vista, aclara mucho mejor los versículos, pues su contexto indica que la palabra apóstata se refiere a gente rebelde, que se olvida de Dios, gente malvada, que no se arrepiente, perversos.

Cualquier persona con sentido común entenderá que aquellos que deciden abandonar la religión Testigos de Jehová no son gente rebelde y malvada, o que se olvidan de Dios, por lo tanto no me extenderé en este análisis ya que no aplica demasiado.

Ahora veamos como está la cosa en el Nuevo Testamento. En primer lugar, veamos que entiende la organización Watchtower por apóstata. Tal como ellos señalan en el libro Perspicacia (it-1 pág. 158 Apostasía):

"En las escrituras Griegas Cristianas (Nuevo Testamento) se usa sobre todo con relación a la defección religiosa, es decir, a la renuncia o abandono de la verdadera causa, la adoración y servicio a Dios; en suma, una renuncia a lo que antes se profesaba y un abandono total de esos principios o de la fe."

Remarco la última parte, porque la explicación señala que un apóstata renuncia a sus antiguas creencias o religión y abandona totalmente los principios o la fe que tenía. 

En segundo lugar, veamos lo que dice un diccionario corriente sobre el término:

Apóstata: Persona que reniega de la fe cristiana o de las creencias en que ha sido educado.

Como vemos este rápido análisis nos abre un interrogante, pues la primera definición ata la renuncia a la religión con la renuncia a los principios cristianos, mientras que la segunda explicación dice que puede ser una cosa o la otra.

Para entender bien el tema pero, debemos tener en cuenta el contexto donde se emplea la palabra apóstata. El punto fundamental de la cita de la Watchtower que se puede pasar por alto es: "En las escrituras griegas cristianas"

Para entenderlo bien, debemos acudir a la época del primer siglo, justo después de que Cristo fuera ejecutado y ascendiera a los cielos. El contexto donde se habla de la apostasía como renuncia de la fe es el siglo primero. Debemos tener en cuenta pues, que según la Biblia, en ese momento sólo existía un grupo de cristianos auténtico. Este grupo estaba formado por los apóstoles y por todos aquellos que deseaban poner fe en Cristo y que se juntaban para edificarse hablando de Dios y de Jesús.

Así pues, en el siglo primero, separarse de ese grupo equivalía no sólo a abandonar un grupo religioso/espiritual, sino también a abandonar los principios cristianos. Está claro que si uno se apartaba de ese primer grupo de cristianos, no era para acudir a otra confesión cristiana, sino para volver al judaísmo o al paganismo de la época. No había otras alternativas cristianas

Por lo tanto, la definición de la Watchtower es acertada, siempre y cuando se tenga en cuenta que es solo válida para la gente que abandonaba el cristianismo en su tiempo temprano. Veamos en cambio lo que sucede en la actualidad:

En la actualidad existe gran cantidad de religiones llamadas cristianas. También existen movimientos espirituales, o incluso grupos de cristianos aconfesionales. Ante tal panorama, en la actualidad ya no es lógico decir que una persona que abandona una religión abandona los principios de Cristo y su fe

De ahí que la explicación del diccionario también es válida. Al llegar a existir distintas ramas y separaciones ideológicas del cristianismo primitivo, uno puede salir de una religión sin dejar de ser cristiano, puesto que puede acudir a otras religiones, grupos, o incluso aprender de la Biblia y de los valores cristianos por su cuenta, ya que en la actualidad están extensamente difundidos.

Para ilustrar el punto, imaginemos que una persona católica se desencanta de su religión y se hace testigo de Jehová. Esa persona sería apóstata en el sentido de que abandonó sus creencias y su antigua religión, pero no es apóstata en el sentido de que abandonó a Dios o los principios cristianos, ¿verdad?. De la misma forma a la inversa, si alguien que se desencanta de los Testigos de Jehová y abandona esa religión, no tiene porque estar abandonando a Dios ni los principios cristianos. 

Así pues debemos entender lo siguiente, algo muy importante: en la actualidad, una persona que abandona su religión o sus antiguas creencias, no tiene porque abandonar a Dios ni los principios cristianos.

Desgraciadamente, la sociedad Watchtower no se preocupa por dejar claro ese aspecto. El Cuerpo Gobernante enseña en las publicaciones que las personas que abandonan el grupo "Testigos de Jehová", también abandonan a Dios y los principios cristianos. De hecho, a quienes más se demoniza es a aquellos que abandonan este grupo religioso por motivos de conciencia o por deseo personal.

Veamos un ejemplo de ello en la Atalaya del 15 de Febrero de 2004 (w04 15/2 págs 15-16 "Protejámonos del engaño" Párrafo 6):

"Satanás lleva mucho tiempo usando a los apóstatas para embaucar a los siervos de Dios. Por más que tales individuos afirmen adorar a Jehová y creer en la Bíblia, rechazan la parte visible de la organización de Dios. Algunos hasta vuelven a defender doctrinas que deshonran al creador y que enseña Babilonia la Grande."

La gente que abandona una religión a veces es perseguida o difamada por los líderes.
Así podemos ver la idea que tiene la sociedad Watchtower de una persona que abandona su religión: es una persona que por más que diga que ama a Dios y cree en la Biblia, está condenada, porque ha decidido prescindir de su sistema religioso y de las directrices de sus lideres (parte visible de la organización de Dios). Además el texto prosigue criticando que estas personas adopten algunas creencias de otras religiones cristianas (Babilonia la Grande según ellos), como si ese no fuera su derecho y como si eso los hiciera menos cristianos o menos dignos del amor de Dios.

Por lo tanto podemos concluir que el uso del término "apóstata" por parte de la sociedad Watchtower es inexacto y ambiguo. De hecho se amparan en esa ambigüedad de la definición de la palabra en el siglo primero para hacer pensar que en la actualidad la gente que se va de su religión dejan de creer en Dios y en la Biblia. La Watchtower (Jw.org) ha empleado la palabra "apóstata" como etiqueta para las personas que abandonan la secta. 

Cuando un testigo de Jehová oye la palabra apóstata, piensa en alguien corroído por el resentimiento, dispuesto a mentir y engañar a cualquier testigo para que se salga de su religión. Les crean una idea mental muy distorsionada, puesto que esas personas únicamente decidieron salirse de su religión y tal vez criticar algunas de sus doctrinas o formas de proceder, nada más.

Muchos ex-testigos, incluso expulsados, simplemente han abandonado su religión, pero no la fe en Cristo. De hecho, incluso aquellos que se han vuelto agnósticos o ateos, siguen apreciando muchas de las enseñanzas básicas de Jesús y llevándolas a la práctica. En este punto uno se da cuenta de que el término apóstata en este sentido queda vacío de maldad, pues simplemente significa que una persona ha dejado su religión. 

Es cierto que con esto comprendemos un poco mejor el término "apóstata". Sin embargo, la fobia que produce la palabra "apóstata" en un testigo de Jehová es imposible de aplacar de buenas a primeras. Por eso opino que los que dejamos esa religión debemos emplear palabras distintas para referirnos a nosotros mismos o nuestros colectivos. Por ejemplo, pienso que es mejor emplear la palabra "ex-testigo" y hablar de "colectivos o grupos ex-tj". Estas expresiones no producen miedo a los testigos de Jehová tal como lo hace el término "apóstata".

Espero que la entrada os haya gustado y os haya servido para conocer un poco mejor este controvertido calificativo que emplea la Watchtower, y que a la vez nos sirva para ser cautelosos a la hora de aplicarnos esta palabra cuando tratamos con testigos de Jehová. Para completar el tema, en la siguiente entrada analizaremos varios textos donde la Watchtower habla de los temidos apóstatas, y refutaremos con lógica los argumentos que utilizan para dar a entender que la gente que deja su religión es malvada y abandona a Dios.

Por cierto deseo dar las gracias al amigo Yeshua por su colaboración buscando citas de la WT que han sido de utilidad en esta entrada y también lo serán en la siguiente. Sin su ayuda me hubiera costado varios días más tenerla lista. ¡Gracias amigo!

3 comentarios:

  1. MAGISTRAL TU ARTICULO....gracias por esta información tan lógica y coherente..SALUDOS MI HERMANO

    ResponderEliminar
  2. Excelente..., muy informativo. Gracias por publicarlo.

    ResponderEliminar
  3. Apostasía, es la etiqueta favorita del CG para descalificar a cualquier TJ que se atreva a pensar de modo diferente, y discrepe de las ordenanzas dictatoriales y a menudo antibíblicas de estos alucinados y autoproclamados ungidos, que reclaman para sí el privilegio de ser los agentes exclusivos de Dios en la tierra, y desde su peculiar visión del cristianismo se permiten juzgar las conciencias de millones de personas e imponerles una multitud de reglas absurdas que terminan por arruinar la fe y la vida de muchos y destruir sus. familias. Son sin lugar a dudas promotores de una secta peligrosa y destructiva, de la cual son propietarios unos quinientos socios, que han acumulado para si una impresionante fortuna con fundamento en el trabajo esclavo y mil maneras de sacarte el dinero con gran habilidad, de modo que una vez que te atrapan no hay manera honorable de zafarte de ellos. Q!

    ResponderEliminar